lunes, 30 de julio de 2012


¿De qué se trata?

Las leyendas del Rey Arturo y los caballeros de la Mesa Redonda han inspirado algunas de las más grandes obras de literatura- desde el Don Quijote de Cervantes a Los Idilios del Rey de Tennyson. Aunque existen muchas versiones, la de Malory se convierte en la interpretación clásica. Malory escribió el libro en la prisión de Newgate durante los últimos tres años de su vida. Fue publicado catorce años después, en 1485, por William Caxton.  Los cuentos, empapados de la magia de Merlín, las ponderosas cuerdas del código caballeresco, y los antiguos dramas del amor y la muerte, resuenan a través de los siglos.

Las historias del Rey Arturo, Lancelot, la Reina Guenever, y Tristán e Isolda son sorprendentemente conmovedoras y modernas. La Muerte de Arturo de Malory perdura e inspira, porque representa los anhelos más profundos de la humanidad: hermandad y comunidad, un amor por el que morir, valor, honor y caballerosidad. (Traducción de Goodreads). 

¿Por qué lo leí?

Corre el año 2010 y esta humilde servidora estaba en su segundo año de pedagogía, sufriendo con Literatura Británica (porque era difícil, en realidad el ramo era genialísimo). Uno de los trabajos que me tocó hacer era basado en este libro y, por razones de tiempo, no pude leerlo. Pero me propuse hacerlo algún día.

Opinión personal

La Muerte de Arturo y yo tenemos una relación de amor-odio. Empecé a leerlo el año pasado pero encontré que era tan pesado y difícil de leer que lo dejé botado por querer leer Vampire Academy (¡¡¡¡soy lo peor!!!!). Luego vinieron otros libros y ahí quedó el pobre. Sin embargo, cada vez que entraba a Goodreads me recordaba su existencia y decidí retomarlo por el bien de mi salud mental.

Estoy muy feliz de haberlo hecho.

A pesar de que lo difícil de leer no se fue por el sólo hecho de haber empezado desde cero con él, esta vez lo disfruté mucho más. Al principio pataleaba porque en algunas partes es realmente odioso. Por ejemplo, en la batalla del Rey Arturo y sus caballeros contra los reyes rebeldes tuve que tragarme tres o cuatro capítulos de “y más de la misma batalla”, con narraciones repetitivas que incluían al caballero M desmontando al caballero X y dándole al caballo a su amigo caballero Z. Y el rey no-me-interesa al ver tal acción, desmontó al caballero J para entregarle el caballo al caballero X.  Loop infinito.

Como diríamos en buen chileno: una paja.

Pero después de eso se pone bien buena la cosa, sobre todo cuando Morgan le Fay entra en escena. Todo es más entretenido cuando tienes a una bruja malvada incestuosa a la vista. También las aventuras de Sir Lancelot fueron muy entretenidas, a pesar de que era el tipo más perfecto (y, por defecto, odiable) del mundo. Las aventuras de Sir Gawaine también son dignas de mención, aunque, debo decirlo, el tipo era un imbécil.

Hablando 100% en serio, como que casi todos eran bien odiables, pero igual uno les agarra cariño. Eran medievales, es normal que sean medios brutos (supongo). Por un lado, esto igual es bueno porque los personajes son 100% humanos: todos capaces de hacer grandes cosas, luchas por los mejores ideales, pero capaces de caerse y equivocarse.

El tomo uno termina con las Aventuras de Sir Tristán, que me encantaron completamente. Es bastante distinta a la típica que te enseñan en el colegio, menos idealizada y menos romántica, pero bastante realista en mi opinión.

Mi gran problema con este libro, más allá de la típica narrativa medieval, es la edición. William Caxton, el editor, fue el que dividió la obra en los distintos libros y cada libro en capítulos. Algunas de estas divisiones estaban bien mal hechas, cortando la historia en puntos aleatorios sin seguir una coherencia general. Para colmo, los títulos de los capítulos eran dignos de los facepalm más grandes del mundo: TE LLENABAN DE SPOILERS. Así, un nombre de capítulo podría ser “De cómo Jesu tenía un blog en internet y cómo lo dejó botado después de un tiempo al ser atacada por los orcos universitarios”. En el fondo, Caxton te cuenta el final del capítulo. NINGUNA GRACIA. Caxton, muérete plz.

Para terminar, este libro tiene de todo: amor, aventuras (muchas), guerras, sangre (mucha sangre), romanos, franceses, lujuria, traición, religión y muy poca moralidad. Lo que usted busque, lo tiene aquí. Vale recordar que el libro de Malory no es más que una compilación de las leyendas Artúricas que andaban dando vueltas allá en el siglo 15, por lo que no es la versión definitiva de las leyendas. De hecho, tengo el Kindle Fire lleno con otras versiones que encontré en Internet, más o menos del mismo periodo.

Me obsesioné.

Nota final: Es literatura medieval, por lo tanto no se lo recomiendo a todo el mundo. Si alguien quisiera comenzar a leer sobre el Rey Arturo, creo que lo mejor es empezar a leer una versión más moderna, como Las nieblas de Avalon de Marion Zimmer Bradley. Gente que odia los clásicos, abstenerse también. Finalmente, si usted aún quiere leerlo (porque es un porfiado igual que yo), por favor, POR FAVOR, busque una versión en español. Yo lo leí en inglés medieval y le aseguro que es un cacho. Yo creo que por eso me tomó más de un año terminarlo (¡y todavía me queda el tomo dos!)

Puntuación: 4 estrellas.




0 Comments:

Post a Comment